Libretas sin anillas: la encuadernación más cómoda y tradicional

Si eres de los que disfrutan escribiendo, dibujando o componiendo sobre una libreta de las de siempre, esta página está pensada para ti. Descubre con nosotros las mejores libretas sin anillas, sus formatos, marcas y estilos, para saber cuál es la que mejor se adapta a lo que estás buscando.

En Libretas para Escribir nos pirramos por las libretas bonitas y originales. Entre todas ellas, aquí profundizamos en el mundo de las libretas sin anillas, con el objetivo de encontrar las que reúnen una mejor relación calidad precio.

En esta página encontrarás:

¿Por qué elegir libretas sin anillas?

Las libretas sin anillas son uno de los formatos más antiguos y también más cómodos de utilizar, porque permiten una mayor flexibilidad a la hora de escribir. Aunque en los últimos tiempos los cuadernos con espiral parecen haberlas desplazado, siguen siendo las preferidas para los que buscan la máxima ergonomía al desplazar la mano sobre el papel.

Resultan perfectas para dar los primeros pasos en la escritura, porque permiten que el niño pueda apoyarse cómodamente sobre toda la libreta abierta. Además, al no tener más que perforaciones mínimas, las hojas y por ende la encuadernación, es mucho más resistente.

Resultan perfectas para los que priorizan la libertad de movimientos sobre el papel, pero tienen el inconveniente de que no pueden arrancarse hojas sin deteriorar su estructura. Descártalas si piensas en desojarlas cada vez que arranques la lista de la compra para metértela en el bolsillo antes de ir al súper.

Ventajas e inconvenientes de las libretas sin anillas

Para los que buscan una libreta para tomar apuntes, dibujar, hacer croquis o esbozos, las libretas sin anillas presentan grandes ventajas:

  1. Al no tener rulo o espiral, pueden apilarse y almacenarse mucho más fácilmente que cualquier otro tipo de libreta.
  2. Sus pastas son mucho más flexibles y resistentes, además de presentarse en una gama más amplia de materiales.
  3. Es posible compilarlas en grupos manejables, por ejemplo taladrándolas y colocándolas en un carpesano.
  4. Al abrirlas, ofrecen una visión continuada de las dos páginas, lo que duplica el campo de escritura o dibujo disponible.

Entre sus inconvenientes están que, como ya hemos mencionado, no es posible arrancarles hojas sin deteriorar su estructura. Son las mejores libretas de bolsillo porque una vez cerradas podrás sacarlas y meterlas del bolso sin peligro de que se enganchen con nada. Pero ten en cuenta que están pensadas para usarlas mientras te apoyas en una superficie, y si su encuadernación es rígida, las hojas podrían volverse mientras escribes.

Tipos de libretas sin anillas

La mayoría de las libretas sin espiral o anillas se encuadernan usando uno de estos métodos: cosido, grapado o pegado. Los dos primeros requieren de una doblez central en las hojas, organizadas en grupos o cuadernillos, que se adhieren por el canto al lomo de la libreta. Exactamente igual que un libro.

En general, las libretas de hojas grapadas tienen un único cuadernillo, que incluye también la cubierta. Las grapas quedan visibles en el lomo y entre las dos hojas del centro de la libreta. Este tipo de libreta sin anillas es la más corriente y también la más barata. Las encontrarás con hojas cuadriculadas, en blanco, pautadas… y las esquinas redondeadas o en ángulo. Son de lo más versátiles.

Otro tipo de libretas sin anillas son las que tienen encuadernación japonesa, un tipo especial de cosido que no requiere de doblez en las hojas porque pasa los hilos sobre el lomo. Se trata de libretas muy especiales, que sólo pueden fabricarse a mano y por lo tanto tienen un carácter artesanal.

Por último, están las libretas sin anillas que tienen las hojas pegadas. Frente a todas las anteriores, sí que permiten arrancar hojas, aunque si tienen un lomo rígido éste acabará quedándose hueco. Son algo así como una versión agrandada de un taco de postits pero sin pegamento. Se colocan sobre una plancha rígida y a veces, incluso se refuerza su encuadernado con una pinza de quita y pon.

Libretas que parecen libros

En realidad muchas de las libretas sin anillas son en realidad libros en blanco. Si estás buscando una libreta de viaje, un diario o un cuaderno íntimo donde anotar tus pensamientos, son la opción perfecta.

Puedes encontrarlas con pastas duras y encuadernaciones en piel como las de A.P. Donovan, o con detalles textiles. Auténticas obras de arte en las que conservar tus recuerdos: como libro de firmas para pasar por las mesas en el banquete de boda, álbum fotográfico o en el que pegar las entradas, menús y tickets de un viaje especial, libros de muestras para un evento…

Si éste es tu etilo, no te pierdas las libretas de Paperblanks, absolutamente deliciosas. Se inspiran en textiles, encuadernaciones e incluso manuscritos originales medievales, de todos los estilos.

Crea tu propia libreta sin anillas

En la sección dedicada a los diferentes tipos de libretas sin anillas ya hemos dado algunas pistas sobre cómo crear tu propia libreta personalizada. Para hacerte una libreta básica bastan una cartulina y unos cuantos folios que doblar por la mitad, grapándolos en el medio. Y para los que le pillen el truco, existen peines de costura y plegadoras de hueso para un acabado artesano profesional.

La única recomendación que te damos, si no cuentas con una cuchilla lo bastante potente para igualar los cantos una vez plegadas las hojas, es que hagas cuadernillos delgados ¡Y que se note que es una libreta personal, hecha 100% a mano!

Con hilo de lana

Materiales:

  • Hilo de lana
  • Cubiertas para la libreta
  • Hojas para la libreta
  • Un clip
  • Perforadora de papel y cartón

Una forma muy sencilla de hacer libretas sin anillas es utilizar un hilo de lana y un clip. Para ello necesitas las cubiertas de la libreta, las hojas de la libreta, un hilo y un clip. Si las hojas que vas a usar para la libreta y las cubiertas no tienen agujeros, necesitarás un perforador de papel/cartón. Ten en cuenta que la cubierta debe ser un poco más del doble que las hojas, porque se debe doblar sobre sí misma para incluir todas las hojas.

El primer paso es hacer dos agujeros en las cubiertas y las hojas. Todos los agujeros deben coincidir así que lo ideal es utilizar un perforador que te permita perforar todo, cubiertas y hojas de una vez. Pero si esto no es posible, lo único que necesitas hacer es marcar con un lápiz dónde deben ir los agujeros en todas las hojas. Para que esté bien, cuando pongas las hojas y las cubiertas unas encima de las otras, los agujeros deben coincidir y debes poder ver a través de ellos.

Con los agujeros ya hechos, pon la cubierta de abajo y todas las hojas. Ata un extremo del hilo al clip y a continuación introduce el hilo en uno de los agujeros de la pila de hojas y la cubierta (por la parte de dentro). Ahora, pásalo por detrás de la libreta hasta llegar al otro agujero para “volver” dentro de la libreta y ata el otro extremo del hilo al clip. De esta forma el clip quedará por la parte de dentro como sujeción.

Quizá necesites un par de intentos para calcular márgenes y distancias así que haz tu primera prueba con materiales baratos. Es conveniente empezar con libretas pequeñas. Al ser libretas sin anillas, la sujeción de las hojas no es tan fija como con las anillas, así que si la libreta es grande, necesitarás hacer más agujeros en lugar de solo dos. Empieza por lo sencillo, una libreta sin anillas pequeña y con materiales baratos. Una vez sepas cómo hacerlo, verás que se te ocurren diferentes variantes y podrás hacer libretas sin anillas preciosas.

Elegir la mejor libreta sin anillas

Como siempre decimos en Libretas para Escribir, la mejor libreta es la que inspira al dueño a escribir, dibujar y componer. Pero más allá de eso, debes tener en cuenta para qué la vas a utilizar. Una libreta de trabajo, aunque sea bonita debe ser resistente, mientras que una libreta que vas a llevar en bolso para tus notas personales puede ser más frágil. En cuanto al tamaño, de nuevo hay diferencias. Una libreta para tomar apuntes en la universidad es mejor que sea relativamente grande para tener una visión global del tema. Pero una libreta que vas a llevar contigo a todas partes, seguramente sea mejor más pequeña y ligera. En definitiva, piensa en el uso que vas a darle y su coherente con él.

Ahora ya sabes todo lo que necesitas sobre libretas sin anillas, escoge la que haga brotar tu creatividad. Hay ríos de tinta fluyendo por tus venas, y esperando la libreta adecuada para liberarse, ¡no esperes más!